Notas:

¿Sabías que en el confinamiento es muy importante la exposición al sol?

compartir


La pandemia que vivimos nos lleva a prestar atención a dos situaciones importantes: por un lado, varios estudios han reportado niveles bajos de vitamina D en pacientes con cuadros graves de COVID-19. Aunado a esto, ha reducido mucho nuestro tiempo de exposición al sol, ya que la nueva normalidad no ha permitido que podamos cumplir con muchas de nuestras responsabilidades sin la necesidad de salir de casa, pero ¿Existe alguna relación entre estos dos eventos?

El Dr. Jorge Octavio Acosta Montes, catedrático de la Facultad de Enfermería y Nutriología de la UACH, indicó que hoy en día tenemos evidencia científica que muestra que niveles bajos de vitamina D (por debajo de 12 ng/ml), se asocian con trastornos autoinmunes e inflamatorios, así como un mayor riesgo de eventos cardiovasculares. Entonces, ¿Qué debemos hacer para evitar que los niveles de vitamina D se encuentren por debajo de lo recomendado?

A diferencia de otras vitaminas, la producción de vitamina D se lleva a cabo en la piel una vez que nos exponemos a la luz del sol, este proceso representa al menos el 80% de la fuente de esta vitamina, dejando sólo el 20% restante a la que se obtiene a través de los alimentos como el huevo, el pescado y algunos alimentos fortificados como la leche y derivados.

El especialista explicó que la síntesis cutánea de vitamina D está influenciada por una serie de factores como la latitud, los factores ambientales/estacionales, la pigmentación de la piel, el uso de protector solar, entre otros. Bajo este contexto, es importante aclarar que la exposición a luz solar en ambientes interiores, por ejemplo, a través de una ventana o en días nublados, no produce vitamina D, es decir, es necesaria la exposición directa a los rayos solares, de la misma forma.

Cabe señalar que los niveles de radiación no son los mismos que hace algunos años, se recomienda evitar la exposición entre las 10 am y las 4 pm (dependiendo de la región), para que la búsqueda de beneficios no resulte en efectos adversos en la salud, como algún tipo de quemadura, reacción alérgica o, en el peor de los casos, algún tipo de cáncer. Fuera de ese horario, serán suficientes entre 10 y 15 minutos de exposición al día.

Es muy importante también hacer énfasis en el papel que juega la obesidad dentro de la absorción y funcionamiento de la vitamina D, ya que, al ser una vitamina lipofílica, es decir, que tiene afinidad y que es soluble en grasa, una cantidad de esta tiende a adherirse al tejido graso y esto puede evitar que circule en la sangre. Otra razón más que convierte a la obesidad en un factor de riesgo tan importante ante la enfermedad del COVID-19.

Por último, el Dr. Acosta Montes recomendó incluir ese hábito saludable dentro de nuestra rutina diaria, es importante que lo hagamos en un balcón, patio o algún espacio que nos permita seguir manteniendo la sana distancia. ¡Cuidémonos todos!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*