Notas:

Conmemora el Municipio el CCX aniversario luctuoso del Padre de la Patria.

compartir

En la columna en honor a Don Miguel Hidalgo y Costilla se colocaron ofrendas florales.

Hoy reafirmamos nuestra fe libertaria al honrar la sangre aun fresca en el torrente de nuestros corazones, frente a la figura soñadora y espléndida del cura, Don Miguel Hidalgo y Costilla, quien se identificó siempre con el pueblo hasta ofrendar su vida por la Libertad de México.

Así lo manifestó esta mañana, Ofelia Gallegos Monarrez, integrante de la Benemérita y centenaria Sociedad Mutualista Miguel Hidalgo, en presencia de las autoridades Municipales, al conmemorarse el 210 aniversario de la muerte del Padre de la Patria, Don Miguel Hidalgo y Costilla.

Un día como hoy, pero del año 1811 el cura Hidalgo fue fusilado en la Ciudad de Chihuahua junto con Ignacio Allende, Mariano Abasolo, Ignacio Aldama y Mariano Jiménez, acusados todos de iniciar 11 meses antes la guerra de independencia contra la corona de España.

Miguel Hidalgo y Costilla, fue juzgado como el principal artífice del movimiento independentista a partir de su pensamiento ya que fue un sacerdote católico que se identificó con la llamada Ilustración, la Enciclopedia y la Revolución, así como con las letras, el pensamiento científico y las artes y oficios.

El “cura” Hidalgo, vio la primera luz el 8 de mayo de 1753 en la hacienda de San Diego de Corralejo, en Pénjamo Guanajuato, para luego cursar sus estudios en la escuela de San Nicolás de Obispo , de la antigua Valladolid, hoy Morelia, ordenándo sacerdote.

Gracias a su pensamiento libre y estudios, siempre se preocupó por la educación del pueblo y fue un incansable promotor de los oficios y las artes, para lograr el desarrollo de los más necesitados por lo que cansado de los abusos de la corona de España, a sus 57 años de edad puso en marcha la rebelión independentista, el 16 de septiembre de 1810, con el llamado Grito de Dolores.

Casi un año después y tras encabezar una cruenta y desigual lucha contra el ejército del Virreinato, fue capturado y encarcelado, para luego ser fusilado y decapitado junto a sus subalternos en la ciudad de Chihuahua, dejando encendida la llama de la libertad en la lucha por un México Independiente.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*