Enrique Ochoa, ¿Mesías o chivo expiatorio?

compartir

Cuando no hay información clara, necesaria, democrática, cunden los rumores y se piensa mal. La importante decisión de Enrique Peña Nieto de nombrar al nuevo dirigente nacional del PRI, no mereció por lo visto, explicación alguna a sus militantes. Como es costumbre en el partido, no se otorga el derecho de conocer a ciencia cierta por qué renuncian a la dirigencia del PRI o porque el que sustituye es nombrado directamente por el ejecutivo, ¡vamos! Por dedazo…esas decisiones son única y exclusivamente de unos cuantos.
Así pues, los que ocupan las diferentes secretarias, a los que les pagamos con nuestros impuestos, no dejan de ser empleados del presidente y no servidores públicos como se debiera.
Pero, ¿Quién es Enrique Ochoa Reza?
El tecnócrata y ahora ex Director General de la Comisión Federal de Electricidad, externo su interés por participar en el proceso interno (el cual nunca existió), por la dirigencia nacional del PRI, manifestando que ocupar cargo “seria el mayor honor de su vida”.
• Estudio derecho en la UNAM y es licenciado en economía por el ITAM.
• Su primer cargo fue de 1997 a 1999, como asesor de Luis Téllez, Secretario de energía.
• Miembro del consejo de administración de Pemex.
• Con la llegada de Enrique Peña en diciembre de 2012, se convirtió en Subsecretario de hidrocarburos dentro de la Secretaria de energía.
• Es uno de los artífices de la Reforma Energética, la cual desmantelo a Pemex.
• En 2014 se convirtió en Director de la CFE.
• Se dice orgulloso militante del PRI desde 1991.
En la toma de protesta se dejaron ver caras largas de varios de los militantes quienes demostraban su descontento por el innegable suceso, pues vieron esfumadas sus aspiraciones.
El ahora Presidente del Partido Revolucionario Institucional, prometió una limpia al interior del partido a fin de terminar con la corrupción imperante
Hay quienes consideran a Enrique Ochoa como presidenciable, después del revés que ha tenido el Secretario de Educación, Aurelio Nuño, quien al parecer ya “quemo sus naves” y no quiere cargar con la incuestionable derrota electoral que se avecina en el 2018.
Cualquier mexicano sabe que el mal medular del PRI es el presidencialismo, que a ultranza ha permitido que el Presidente lo maneje a su antojo con las consecuencias conocidas.
Usted, estimado lector, tiene la última opinión.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*