ESCEPTICISMO HISTÓRICO

compartir

Maestro: Jesús Soto

A manera de introducción, es preciso sentar una base en relación a la forma en la que se enseña la historia en el sistema educativo actual. Comprender la historia significa; abordarla desde diversos frentes, incluso bajo la sospecha y el escepticismo, con el fin de poner en disputa la versión que se vuelve legítima, razonando en las causas que la han hecho verdad absoluta.

La historia precisa acudir a la versión de los derrotados y también merece ser cuestionada por los que no son expertos, aquí es donde se adquiere el profundo sentido de su metodología y objetivo, construir una identidad, pero no desde el espacio académico, en donde se tuercen los hechos, construir una historia desde el pensamiento crítico que parece agreste y esmeril ante la visión conservadora de aquellos que han convertido la pregunta más importante del conocimiento científico —(¿El por qué?) en una insolencia o un insulto para sus razones elitistas en el intento mantener secuestrado el pensamiento colectivo.

1914 representa en la historia de la humanidad, una fecha que conmemora el inicio de una era en el uso y beneficio de los hidrocarburos, quizá el más preciado en el ámbito del desarrollo industrial, hablamos del petróleo. Existen diversos acontecimientos que se pueden ligar unos con otros respecto al año que daría inicio al primer conflicto global entre superpotencias, la primera guerra mundial.

Existe un suceso que se ha dejado de lado, tal parece que la intención es que pase desapercibido, a pesar de estar de manera latente en la historia del conflicto armado. “La invasión a Veracruz: el 27 de abril de 1914, fue izada la bandera de Estados Unidos en el puerto. Como se sabe, uno de los motivos era interceptar el embarque de armas alemanas que portaba el buque Ipiranga.” (Relatos e Historias de México, pág. 1, 2020)

La intervención de Alemania fue de forma tácita en el conflicto revolucionario, esto debido a la venta de armas y cartuchos útiles a Victoriano Huerta, quien iniciaría un movimiento contrarrevolucionario para minimizar el espectro de poder de los nuevos dirigentes del conflicto armado.

Otro acontecimiento que se enmarca en la historia es la invasión a Columbus el día 9 de marzo de 1916 por las filas Villistas, cuestión que desencadenaría acciones de intervención político-militar por parte de los EE.UU en el suelo mexicano. El inicio del conflicto mundial requería de cierta estrategia en ocupaciones territoriales para disminuir la amenaza y lograr el comercio de petróleo y otros productos tales como aditamentos de tipo militar.

Estos tres momentos confluyen en la siguiente hipótesis.

Alemania tenía serias intenciones de invadir EE.UU desde México, de ahí se deriva el apoyo que el káiser Guillermo II le otorga a Huerta en la venta de armamento que tiene un final inesperado a causa de la inteligencia militar de EE.UU. Huerta termina ejecutado por el servicio secreto americano en 1916 y se frustra la ocupación alemana del territorio mexicano, cuestión que aprovechó el gobierno de Wilson para enviar la expedición punitiva a buscar al Centauro del Norte, teniendo como resultado sitiar el norte de México y blindar la frontera en vías de evitar ser sorprendidos por un ataque alemán.

Según la narrativa de la revista Share América (2017) cita; El permanecer fuera de la Primera Guerra Mundial le permitió al presidente Woodrow Wilson ganar estrechamente la reelección en noviembre de 1916. Pero cinco meses más tarde convocó al país para entrar en batalla contra el Imperio Germánico, con estas palabras: “El mundo debe ponerse a salvo para la democracia. No tenemos fines egoístas que servir. No queremos conquistar ni dominar.” Hoy, cien años más tarde, Estados Unidos recuerda su papel decisivo en la guerra que había convertido a Europa en una carnicería y que solamente terminó cuando Estados Unidos se sumó a la lucha

Finalmente podemos inferir que; siendo Villa un prófugo de la justicia y no un Héroe como se había diseñado para su imagen, las negociaciones con Obregón avanzaron a tal término que junto con Plutarco Elías Calles y Adolfo de la Huerta logran la atención de los EE.UU con el proyecto progresista de la Banca de México, mismo que estaba en sus inicios para consolidar el respaldo que el gobierno gringo requería para amortizar su economía durante y después del conflicto de la primera guerra mundial, dicho proyecto se instituye en 1926, en la coyuntura de la muerte de los caudillos revolucionarios y el surgimiento de la nueva clase política en México, mismos que mantuvieron por más de 70 años el control político además de la economía nacional.

Nos queda por responder el siguiente cuestionamiento

—¿El conflicto revolucionario en México sirvió entonces como una plataforma para que EE.UU se posicionara como la potencia mundial que es actualmente?

—¿Usted qué dice amable lector?

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*