Notas:

PANCHO VILLA Y LA OTRA VERDAD

compartir

Escrito por el maestro Jesús Soto

La historia de nuestro país ha sido vilmente manipulada; los intereses del Estado han rebasado la lógica común, manteniendo en un vertiginoso empobrecimiento la verdad traumática de estos temas. Para muchos analistas de la revolución mexicana, el movimiento que pretendía la reivindicación del país y el replanteamiento de un poder instalado en la democracia, fracasó después de la muerte de Francisco I. Madero. El discurso dominante que por mucho tiempo permaneció instalado en la educación y en la vida política de nuestra nación, retomó algunos personajes históricos en el afán de crear una identidad que sirviera para la causa ideológica, intentando que esa identificación con los mártires del pueblo, respaldara a la clase política recién surgida después de la revolución mexicana. Se le imprimió una intención alevosa de manipulación, en el sentido mismo de encauzar el odio de clases sociales y restando fuerza al malestar padecido por el pueblo, a merced de la injusta división del trabajo y el reparto de la riqueza nacional.

Dicho en otras palabras, se utilizaron a los personajes revolucionarios para enganchar toda intención de inconformidad, los grupos de poder que abatieron a los mismos caudillos, se volvieron más hábiles y diseñaron estratagemas para disfrazar su dinámica opresiva por medio de una causa que seguía viva después de la revolución, sencillamente una estrategia que resultó útil por medio de los colores de ciertos partidos políticos que, se movieron bajo los ideales revolucionarios por muchas décadas.

Esta cita nos proporciona un firme cimiento en relación a la búsqueda de la otra verdad, es importante decir que; no se intenta mermar la trascendencia del Centauro del Norte en la ideología política de nuestro México, pero si clarificar el uso torcido que se le ha dado a su quehacer armamentista, tendencias al abuso de aquellos que retoman la historia para lograr sus más oscuras intenciones. “El Estado mexicano convierte a Villa en figura histórica a partir de 1960, en una especie de acuerdo político con el segmento de los perdedores, vamos a decirlo; de la revolución que al enfrentare al carrancismo y obregonismo son vencidos.”(Mendoza Reidezel, 2019)

El autor citado, recrea desde la victimología una visión de los vencidos, 1550 testimonios de víctimas del Villismo, homicidio, violación, despojo, secuestro, tortura etc. Menciona que el libro tiene como propósito, darle voz a los familiares que sufrieron y padecieron en piel propia la devastadora carnicería, justificada por la revolución como acto necesario para consagrar al país, donde murieron niños, mujeres, ancianos, muchos de ellos inocentes. Concluyamos con tres preguntas que se precisan necesarias para formular la reflexión propia.

—¿La revolución se perdió debido a que las clases políticas poderosas disfrazaron sus intenciones y desvirtuaron la lucha del pueblo para el pueblo?

—¿Si al final de la lucha armada, lo que realmente triunfó fue la traición y la conspiración de unos con otros, entonces quien terminó gobernándonos estos últimos 100 años?

—¿Cuál fue el rol que jugo EE.UU en la muerte de los principales caudillos de la revolución, solamente la venta de armas?

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*