Notas:

Se manifiestan maestros y maestras, integrantes de MOVIMIENTO DIGNIDAD MAGISTERIAL 42 (MODIMA 42)

compartir

MOVIMIENTO DIGNIDAD MAGISTERIAL 42 (MODIMA 42) se suma con la mayoría de sus representaciones en el estado: Región Norte, Región Noroeste, Región Centro, Región Centro Sur y Región Sur, a la caravana de automóviles el día de hoy 12 de Junio de 2020, en respuesta solidaria a la iniciativa de los compañeros del movimiento Maestros Estatales Jrz en la ciudad fronteriza; el motivo de sumarse a la lucha reside en que las afectaciones que desde hace tiempo se presentan en Pensiones Civiles del Estado nos compete al grueso de los agremiados de la Sección 42 del SNTE, la lucha es de todos.
Dentro de los objetivos principales de MODIMA 42 está velar por la recuperación de la verdadera esencia del sindicalismo, esto es la defensa de los derechos y las prestaciones de los maestros, así como la búsqueda de una mejor calidad de vida para ellos y sus familias.


En este sentido Pensiones Civiles del Estado (PCE) representa un bien importantísimo para el magisterio estatal en tanto que es el encargado de brindar seguridad social; a través de sus servicios de pensiones, jubilaciones, préstamos económicos y demás servicios de salud para los maestros y servidores púbicos afiliados.
MODIMA 42 reconoce pues que la situación de PCE ha venido de más a menos a raíz del descuido, malos manejos, falta de transparencia, desvío de recursos, entre otras cosas derivados de la corruptela ejercida bajo la mirada y anuencia de los dirigentes sindicales y directiva de PCE.
Son años en los que seguramente todo afiliado ha pagado ininterrumpidamente sus cuotas a dicha institución de seguridad social, sin embargo no hay claridad de dónde han quedado dichas aportaciones, acumulando a la fecha una deuda de cerca de 3500 millones de pesos.
Las prácticas que suponen el desvío de recursos, han tenido repercusiones graves, por ejemplo al integrar más derechohabientes al servicio de salud mientras que a la par se reduce el personal de atención médica lógicamente se generan, entre otras cosas, periodos de espera demasiado largos en atención de especialidades. Por otra parte la falta de inyección financiera repercute directamente en la escasez de insumos golpeando directamente la salud de los derechohabientes al optar por la compra de medicamentos genéricos de baja calidad que cumplen de manera deficiente con su función o no lo hacen.
Otra situación preocupante es la inseguridad respecto a la capacidad de PCE para el sostenimiento de las pensiones y jubilaciones a mediano y largo plazo cuando no hay transparencia y absoluta legalidad en el manejo de los recursos.
Y ni hablar de todas aquellas regiones que en el olvido y por la falta de gestión sindical no cuentan siquiera con un consultorio médico, por lo tanto sin personal de salud y medicamentos, tienen que viajar a las ciudades cercanas para recibir atención médica, “al bien de Dios” y con la angustia en aquellas situaciones en que se trata de emergencias o los hijos de los derechohabientes, esto se convierte en un verdadero “viacrucis”.
En fin, opaca e incierta sería la manera de definir la situación de PCE, en tanto que algunas de las dependencias deudoras como la UACH, JMAS, HACIENDA ESTATAL, ICHISAL, JCAS; manejan en su información que cuentan con el pago al corriente a partir de la entrada de sus administraciones actuales, dejando a la vista que las grandes deudas se sitúan en y desde gestiones gubernamentales y sindicales anteriores por lo que la deuda, la respectiva aclaración sobre los responsables y la aplicación de la ley sigue pendiente.
Sin duda es necesario que los maestros continúen luchando por este y el resto de sus intereses, atiendan la gran corresponsabilidad que tienen de denunciar socialmente las prácticas que les laceran y se incorporen en la búsqueda de mejores condiciones laborales a través de una lucha que dignifique al magisterio estatal.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*