Notas:

Villa Limitado

compartir

Escrito por el maestro Jesús Soto

Existe un momento en la historia en donde la duda asalta recalcitrantemente sobre aquellos que analizan y construyen la opinión sobre los acontecimientos. Dudar nos permite ver las cosas desde otra dimensión a la cual se nos ha negado el acceso. Toda duda tiene como objetivo, ir tras una verdad más certera, pero no siempre se logra que esta verdad nos conforte el sentido común y abrace nuestro valor patriótico. Lanzaremos una bala trazadora para alumbrar este camino oscuro de la duda, nuestra bala trazadora es una pregunta, un hemisferio inexplorado en el inconsciente colectivo.

¿Para qué sirvió la revolución mexicana?

-En primer término es necesario citar a Luis k’Fong en relación a su obra titulada Me anda valiendo, publicada en 1998, en la pág. 13 cita; “Las y los maestros educaban a los niños en la verdad, diciendo y repitiendo que si se alejaba uno de la mentira le iría bien, mientras la vida la sociedad y los hechos probaban que no.”

En la actualidad la economía de nuestro país sigue las normativas de otros países, inclusive nuestros recursos naturales se consignan en garantía sobre la deuda externa, sabido por todos, es el caso de los EE.UU, nuestro progreso social se ha determinado por el rumbo que economías extranjeras planifican para especializar nuestra mano de obra bajo un ideal de profesionalización y desarrollo.

En las aulas del territorio nacional, la educación se encarga de adoctrinar y darle vida a las políticas del Estado pensadas por grupos de poder que determinan cuáles son los aprendizajes necesarios para especializar a los miles de obreros que se emplean para la producción y manufactura de empresas de gran capital.

La revolución mexicana, tenía como propósito central abatir el poder de la clase poderosa de ese entonces, conformada por terratenientes y militares que se desempeñaban en altos cargos políticos, el movimiento revolucionario se vio afectado por la  intervención intermitente de EE.UU quien de manera alevosa aprovechó la coyuntura para instalar algunas negociaciones a beneficio de su economía.

Es decir; los insurrectos que pretendían quitarse el yugo del gobierno porfirista culminaron  con las políticas gringas instauradas de manera avasallante en un orden nacional, dejando nuevamente a la deriva las clases sociales más desprotegidas y de alguna forma, como dice el vox populi, la misma gata nomas que revolcada.

En este trayecto final, el mismo autor citado anteriormente nos dice que:

“Aunque México es una sociedad plural, por ser la confluencia de infinidad de culturas, tarde o temprano, en chico o grande, se conforman mayorías religiosas, culturales, políticas, etc., cuya primera acción es intentar desaparecer o acallar a las minorías que no se doblegan.”

K’Fong,1998, pág.32

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*